Salir de aquí

3

Julia contestó el teléfono con un gesto automático, mecánico. Sin embargo, algo cambio en su rostro al escuchar a su amiga. Adalia le contó su plan de dejarlo y marcharse, daba igual el sitio, el asunto era marcar distancia. Irse lo más lejos posible de aquel foco de locura, de aquella relación enfermiza.

Después de recuperar el aliento y tras algunos minutos, Julia salía en su coche a recogerla. Por más que lo intentaba no podía imaginársela en una situación semejante. Adalia saliendo casi a escondidas, de puntillas. Esto no tenía desperdicio. Además, el asunto debía ser muy extremo para llegar a esa nivel.

La encontró con la puerta entreabierta y sentada en silencio sobre una butaca baja. Fumaba lentamente un cigarrillo de tabaco rubio. Tanto quejarse del tabaco y siempre volvía a él. Decía que el médico la animaba a mantenerse en la lucha,  que no se diera por vencida con cada regreso, que mantuviera los ojos fijos en cada intento de dejarlo. Con Marcos no parecía haber funcionado esa estrategia. Allí estaba, dejándolo en el más absoluto de los silencios.

Sin hablar demasiado sacaron todas las cajas del piso. No le parecía posible que en aquellas cajas cupieran todas sus cosas, pero ella aseguraba que todo estaba allí. Le creyó con cierta resistencia, pero al final –se dijo– son sus cosas.  Cuando Adalia le dijo que quería llevar sus cosas a un guardamuebles, paró el coche en seco y casi le da un infarto. ¿Cómo que a un guardamuebles? Le explicó que no quería llevar las cosas a la casa de su madre. Las historias con ella nunca acababan bien y ya tenía bastante con lo de Marcos para encima tener actriz invitada.  Tal argumentación hizo mella en Julia que sin esperar confirmación enfiló hacia el centro, a un apartamento que estaba preparando para mudarse y al que le quedaba aún mucho trabajo. Ese será un sitio ideal para guardar tus cosas mientras se resuelve algo. Y ahora, ¿qué vas a hacer?, le preguntó. Por lo pronto, salir, salir de aquí. Dijo sin mirar a ningún lugar en concreto y sin mirar a Julia.

Deja un comentario