Roca de sal

Al lugar donde has sido feliz es mejor que no trates nunca de regresar…

Eso decí­a un blues de Sabina que cantaba Miguel Ríos allá por los noventa, y que inmortalizaba esa idea que años después pude ver con claridad.

Es obvio, ya no estoy en ese lugar donde fui feliz. No es que no lo sea ahora, sino, que la memoria (esa verduga) nos disfraza el pasado con una gran cantidad de detalles enternecedores (a veces, lo reconozco) que en ocasiones logra tentarnos y hacernos extrañar el pasado. ¡¡¡Pero ojo!!! Que es una trampa. Podremos volver a un lugar que amamos y donde hemos vivimos cosas hermosas; podremos ver a las personas que compartieron esos momentos y esa alegría; podremos soñar con experimentar de nuevo aquellas emociones que nos estremecieron hasta lo más profundo. Pero no podremos volver realmente. Por una simple razón: nada es igual. Los sitios, las personas, los recuerdos, las sensaciones. Nada es igual y no lo será. Podrá ser diferente, parecido o mejor, pero no igual.

En este contexto trato de usar el pasado como catapulta que me lance a vivir con intensidad el presente, y que me permita discernir aquello que deseo hacer con fuerza y pasión…y me sumerjo en la locura de mi realización. Eso sí­, en 24 horas. Porque no tengo más que eso. Claro, cuando esas 24 horas se me acaben, ya tendré otras nuevas para seguir…o no…pero la historia es así­…la vida es así­, de riesgo, alegrí­a y pasión desbordada.

Todo esto me conduce a cerrar con otra canción que cantaba Miguel Rí­os: Todo a Pulmón; escrita por Alejandro Lerner sirve de icono con el que conjuro a mis amigos al final de cada concierto. Sí­, los conjuro a vivir y a arriesgarse, a asumir la lucha de dejarnos ser felices a nosotros mismos sin sabotearnos la historia…(que eso lo sabemos hacer bien)…como decí­a: arriesgarse a ser feliz, hoy, en estas 24 horas…Hey!!!! y sin mirar para atrás, que no querrás convertirte en una roca de sal, ¿verdad?

1 Comment

  1. Amigo, tu siempre dándole ese placer a nuestra vista y a nuestros sentidos con todo lo que escribes… cada vez que leo tus líneas es como si te escuchara en vivo, realemente el conocerte, el escucharte y el compartir contigo es una experiencia nueva cada vez, es como dices en tu texto, podrá ser parecido pero nunca es igual que otra vez…
    …Sigue disfrutando de escribir y compartiendo ese disfrute con todos nosotros…
    …Un gran abrazo desde Montpellier.
    30.05.05 @ 21:33

    Este comentario fue hecho por Antonio en un sistema anterior y lo trasncribo para que se mantenga con el artículo original

Deja un comentario