¿Qué decías amor?

¿Qué decías amor? –preguntó, mientras limpiaba la sangre de sus manos y su voz se perdía tras las cortinas de piedra.

Nada, nada. Contesté.

Ya sabía que las palabras morirían conmigo antes de llegar a mi boca.

Deja un comentario