Monólogo extendido

¿Y si es verdad que todo era espejismo?
que esta carrera acechaba entre mi piel en monólo extendido
de deseos aferrados a los huesos ya marchitos?

Dime,
¿podremos leer acaso
todo el daño que jamás nos hemos hecho?
¿Todo el gozo que oculto entre mis uñas?

Tanto yo agazapado tras la espera de tus ojos…

Dime,

¿acaso,

acaso puedes ver estas palabras invisibles que humean de mis dedos?

Dime…dime…dime

Que esta voz retorna como el eco de tu vientre donde no he vuelto a escuchar estrellas subterráneas.

Deja un comentario