Mi cielo

Hablando una vez con una amiga sobre los seres queridos que ya no estaban en esta dimensión, me dijo: ¿dónde sientes a las personas que quieres? Después de pensarlo un segundo, me llevé la mano al pecho. Entonces, ella puso su mano sobre la mía y presionó delicadamente al tiempo que me decía: aquí está tu cielo entonces, donde todos están contigo.

Es allí, donde desde hace poco llevo a Irene Sánchez, Julio Timaure y Norah Guaraco.

A todos ellos y a los que ya llevaba desde antes les dedico este texto que escribí hace tiempo:

Llevo el sello de tu ausencia
sembrado en el centro de mi frente.
Una herida eterna
que derrama la sangre de mi alma.

La palidez de tu silencio
duerme quieta arrinconada en mi bolsillo,
y a veces,
la saco y la acaricio
como besando tus cabellos.

3 comentarios

Deja un comentario