He visto tu cara sin ojos

He visto tu cara sin ojos
tu palabra voraz incendiando las horas
tu aliento de muerte calcinando el silencio.
Pero no cantes victoria…
Hay quién vive en el borde del cráter
y soporta el azufre de una entraña extraviada.

Por si acaso, me prevengo y decido.
Rompo mis hijos preñados y ausentes
su sangre envenena tu noche maldita.

Por si acaso, arranco mi boca
y disimulo mis dientes.

Deja un comentario