Giros, fotografías de distintos lugares…fotográficamente tan distantes

Título tomado de la canción Giros del argentino Fito Páez

Cumplir etapas, cerrar ciclos, es algo que aunque con frecuencia pensemos es normal, tiene una trascendencia digna de tener en consideración y de evaluar con detenimiento. Especialmente cuando es el tiempo quien tiene la última palabra en cuanto a cuán cerca son los resultados que obtenemos de nuestros procesos vitales con respecto a nuestras expectativas. En mi caso concreto acabo de publicar el disco de eXperpento y aún tengo la resaca (y lo que falta) de este tan largo y esperado parto. Gibrán decía en El Profeta que cuando uno rompe las cadenas de la esclavitud, esta nueva libertad se convierte en cadena de una libertad mayor (lo leí hace mucho, espero no equivocarme); y estoy convencido de esto. Al cerrar un ciclo, círculo o proceso vital, se supone que debemos haber alcanzado un crecimeinto personal que nos debe haber reportado herramientas que nos permitan ser más libres, madur@s y auténtic@s con respecto a nosostr@s mism@s. Sin embargo hay cosas interesantes e inesperadas que a veces suceden. Por ejemplo: cuando cumplí 18 años esperaba grandes cambios en mi vida. Por supuesto nunca llegaron. Y al entrar en la universidad por primera vez, muchas inquietudes, me planteaba el cambio trascendente desde un simple estudiante de secundaria a a ser universitario…y nada, como el pollito del chiste…no sentía nada especial. Y esto es normal, muchas veces nos dejamos llevar y somos víctimas de los convencionalismos que nos apartan del sentido real y a veces muy sencillo de las cosas. Habrá que estar alerta de que no nos engañemos con estos espejitos que nos auto-vendemos.

Dicho lo anterior, conecto con mi idea inicial del cierre de ciclos. Si el resultado de un proceso de estos no nos deja paz, y transparencia interior, con la certeza de concocer aquello en lo que hemos crecido y los aprendizajes adquiridos…quizás valga la pena preguntarnos si de verdad estos procesos están cerrados o solamente aletargados, para, como pantera en las sombras asaltarnos al menor descuido…y considerando lo descuidad@s que somos…pegaremos unas cuantas carreras huyendo de…nosostr@s mism@s.

Deja un comentario