¿Existirá algo que nos salve de la campaña electoral?

Enciendo la tele para ver las noticias y tropiezo con la insoportable cantidad de información sobre la campaña. Y la verdad es que no sé qué pensar. Por un lado es normal que la prensa informe sobre el asunto, pero por otro lado me pregunto: ¿SOMOS IDIOTAS O QUÉ? Por un lado los fachas de siempre con sus influencias, por otro los de izquierdas que cada vez que hablan parece que fueran más de centro que otra cosas y de las minorías (ojo, que como la Ley la han hecho los grandes, estos nunca, nunca llegarán a nada. Eso sí, cuando negocian es su momento) mejor no hablemos.

Es lamentable, muy lamentable que desde mi sofá solo veo las tristes caras de estos políticos de juguete, que lamentablemente dirigirán este país. ¿Alguno se habrá detenido a preguntarse qué piensan los ciudadanos de ellos realmente? Probablemente ni se interesen en ello. Saldrían despavoridos con las respuestas, seguro.

Esta mañana mientras me sentaba con mi café y el periódico, soñé con una edición de la prensa que tuviera toda la información de la campaña en una especia de encartado aparte, de manera que pudieras pasar olímpicamente del fastidio de los políticos y sus estupideces. Lo mismo deberían hacer con los deportes. Publicarlos en plan separata y dejarnos al resto las noticias en paz. Claro, el problema es que si hacemos eso nos quedaríamos con el tiempo, la cartelera de cine y una noticia local tal vez… no, eso, definitivamente dejaría en bragas nuestro pan y circo y eso no conviene.

Desde aquí seguiré soñando con un mundo ideal donde la política se corresponda con las necesidades reales de los ciudadanos, con unos políticos honestos, bien hablados porque los nuestros y solo se dedican al insulto y la descalificación, inteligentes, respetuosos y que no obedezcan a estrategias partidistas sino a ideales democráticos realmente y como guinda, deseo que los sistemas religiosos vivan cada uno en su nicho sin meterse en la vida de nadie y menos aun en política… Vale!!!!!, ¿estoy soñadora y qué? Soñar es gratis, lo malo es que la jornada de reflexión se vislumbra muy lejos y nos queda un semana eterna con debate aburrido y todo… que la demos nos coja confesados.

Deja un comentario