Estrechez de corazón

He de reconocerlo: tengo un ataque de rebeldía con causa, con razón y sin sentido.

Me doy mucha rabia cuando entro en esta dinámica que, sé perfectamente, no me llevará a ninguna parte.

De tiempo en tiempo mi famosa paciencia de 5mm no agunata más y vuela en pedazos. En la mayoría de los casos no hay aspavientos ni ataques histriónicos, pero, en mi caso,  la rabia intenectual es muy peligrosa.  Simplemente estoy cansado de los egoísmos de algunas personas cercanas, de la visión mísera y mezquina de la oportunidad de compartir la vida, de los caminos de un solo sentido y de un supuesto amor que resulta enfermo, mal entendido y moribundo.

Realmente desearía mandar a la mierda a esta gente, pero de alguna manera sería un poco igual a ellos. Que diga esto no quiere decir que sea perfecto ni nada que se le parezca, ni de lejos. Por otro lado, es ampliamente conocido que tengo sombras como todos, eso sí, las luces también me habitan. Pero no queiro caminar en ese sentido, quiero crecer como persona y al menos, tengo muy claro lo que no deseo ser.

El centro de todo esto es tener a tu alrededor a personas que no te quieren por lo que tú eres, sino por lo que desean que seas, y ese papel, a mí no me cuadra. Ese día no nací yo.

Lo dicho antes, hay casos en los que no se puede mandar a la mierda a la gente por convencionalismos sociales o familiares -el problema de los lazos de sangre, lo sé. Pero al menos, puedo pensar en una canción de Los Prisionreos (fantástica y desaparecida banda chilena) para encandilar un poco los fantasmas. Que se joan!!!

No te pares frente a mí
con esa mirada tan hiriente
puedo entender estrechez de mente
soportar la falta de experiencia
pero no voy a aguantar
¡Estrechez de corazón!

1 comentario

Deja un comentario