Estaba él sentado en el café

Estaba él sentado en el café,
un pájaro anidaba en su cabeza.

La gente iba,
venía,
mas,
él esperaba.
O no,
conversaba.
Su amante,
la soledad de su amante
humeaba en la taza de café.

29 de abril de 1996

Deja un comentario