Dolor

«El dolor, ese indeseable visitante al que tenemos tanto que agradecer»

Esta frase se extrae de una conversación con Juliana Boersner a propósito del poema «Destino» de Enriqueta Arvelo Larriva que copio a continuación:

//

Destino

Un oscuro impulso incendió mis bosques
¿Quién me dejó sobre las cenizas?

Andaba el viento sin encuentros.
Emergían ecos mudos no sembrados.

Partieron el cielo pájaros sin nidos.
El último polvo nubló la frontera.

Inquieta y sumisa, me quedé en mi voz.

1 Comment

Deja un comentario