Dejémonos de pendejadas

Mi patria no es otra que tu piel en la que moro
donde no hay fronteras de idiotas que me abarque.
Mi tierra es ese trozo al que me agarro en cada paso
¿podría tenerse más que eso?
Sería estúpido abarcar la tierra en la palabra.

Mi patria es el aire que me arroba si me besas
y dejémonos de pendejadas.

Deja un comentario