Déjame en silencio por favor

Déjame en silencio por favor
esta voz de vida-muerte que me puebla
aún no empieza su canto de luz de amanecer;
y mis sueños, los pequeños anhelantes,
duermen bajo el signo de mis pieles.

Déjame este silencio
que es mío,
que me cubre y me retoma en su vacío.

Deja,

que el tiempo es un tango sigiloso
que da vuelta en mis miradas.

Deja,
que hace tiempo antes del tiempo
me he dejado en extravío voluntario.

Deja un comentario