Creando puentes

Tendiendo puentes. Foto de Julen Landa (licencia CopyLeft)

Tendiendo puentes. Foto de Julen Landa (licencia CopyLeft)

Hace algunos días hablábamos en uno de los encuentros de TwittSev sobre Los Puentes de Madison, una conocida película de Clint Eastwood protagonizada por Meryl Streep. Mucho sentido tiene el que la conversación se produjera en un encuentro de personas con diversas experiencias vitales, perspectivas de vida, ocupaciones e intereses. Eso sí, con un elemento en común: Twitter.  En la conversación hablamos sobre las implicaciones de los puentes como elementos conectivos, ya no solo en el mundo físico, sino como símbolo y –casi– signo de lo que las relaciones humanas suponen.

Muchos puentes hemos tenido que tender y muchos más tendremos que levantar si queremos que esta experiencia de vida cobre el sentido realmente trascendente que por definición entraña. A veces me pregunto si soy un puente huraño o con difíciles instrucciones para ser transitado, pero luego descubro esa faceta intensa, apasionada y vehemente que no hace más que caracterizarme y ser quien soy.  Yo soy mi puente.

Es genial cómo la experiencia de encuentro ha cobrado una dimensión especial a la luz de las nuevas tecnologías. Ayer publiqué mi tweet número 1400 y reflexionaba sobre cómo Twitter representa una ventana desde y hacia la vida real de las personas, complementando y expandiendo –como dirían los Zemos98– toda posibilidad de descubrir que somos una aguja en un pajar lleno de agujas con necesidad, vocación y naturaleza de encuentro.

Hoy le he dado un sentido nuevo al puenting… 😉

3 Comments

  1. Twitter es… la excusa ¿no? Mejor dicho, twiiter es la variable que correlaciona con otros intereses comunes. Los que vamos somos diferentes, pero nunca encontraríamos esas coincidencias en los contextos e interacciones sociales tradicionales o comunes.

  2. Uy Pedro, me encanta la metáfora de los puentes. Me siento muy identificada con esa visión. Estamos siempre construyendo puentes sobre los que después cruzamos y llegamos. A veces llegamos y no nos encontramos nada. Otras, otras el tesoro es increible. Me gusta la idea porque nos hace parte activa del proceso, nada es casual, porque uno quiere, el otro lo detecta y crea su puente. Para ti es twitter.

    Yo llevo un tiempo ene l que no tengo materiales para puentes… recta final, tú ya sabes, todas las energias concentradas, como los futbolistas. Así que cuando termine espero acabar con la crisis de este país de tanto conectar con mis puentes.

    Un besito y no me olvido de ti.

Deja un comentario