Ya no podremos tener curas maricones

Gracias a Dios…menos mal porque es un problema tan serio que ya no podíamos dormir en paz…En un alarde de coherencia con la naturaleza propia de su institución, el Vaticano ha anunciado la publicación de unas orientaciones a sus obispos para que no permitan el ingreso en sus instituciones de formación de aquellas personas que sean homosexuales, tengan tendecias o apoyen la cultura gay.

Además de este pequeño detalle al mismo tiempo declaran que no hay que discrimirnar a nadie…en el mismo texto…

Pregunta. ¿Qué tal si empezamos a investigar en la vida de todos los curas maricones, metidos en closets y armarios, aquellos que abusan de menores y son mal ejemplo? ¿Esos no habría que removerlos de sus cargos y echarlos a la calle? ¿Aquellos que tienen una mano en el altar y la otra en la p***** de su(s) novio(s) si es que puede decirse de esta manera. (la verdad es que si comenzáramos a nombrarlos habría que escribir bastante…)

Otra pregunta. ¿Pone la iglesia la misma intensidad en luchar contra el abuso de poder, las grandes corporaciones que abusan de los seres humanos y los explotan? ¿Se juegan el pellejo luchando contra los tiranos? ¿O seguimos el viejo juego de alinearlos con la máquina del poder? ¿Sigue siendo tan importante la lucha contra el uso del condón como prevención de enfermedades de transmisión sexual que no les importa que aumenten las infecciones por VIH?

Por cierto, ¿Lee la iglesia los evangelios?

Yo no soy religioso, pero el discurso de Cristo no se parece para nada a lo que vemos. No hay amor ni nada que se le parezca.

En lenguaje de calle: ¡¡¡No me jodan y que les den!!.

Si es ese el Dios que pretenden vender, tienen serios problemas de marketing.

En cualquier caso tenemos que agradecerles haber resuelto el problema insoslayable de los curas mariquitas* porque de verdad que ya no resistíamos un segundo más…en realidad han sabido ver las necesidades de nuestra sociedad y han dado la respuesta urgentísima a nuestro mayor dificultad…gracias mil…gracias.

Si antes me declaraba no amigo oficial ahora he roto definitivamente mis conversaciones con esta gente…

* Cuando uso el término maricón y mariquita, lo hago explícitamente en referencia a aquella(s) persona(s) que no ha tenido la valentía de asumir la responsabilidad de su propia historia y su sexualidad, pero tiran la piedra y esconde la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>